Enfermedad laboral

El Covid 19: ¿Enfermedad de origen común o laboral?

El presente artículo tendrá por objeto abordar el tema de calificación del Covid-19 como Enfermedad de Origen Laboral o Común en los Trabajadores Colombianos

El Gobierno Nacional, mediante el Decreto 457 de 2020, ordenó el asilamiento preventivo obligatorio con el objeto proteger la vida y la salud pública de los colombianos, el cual ha sido prorrogado hasta le fecha. No obstante, esta medida poco a poco está siendo excepcionalmente inaplicada para algunos sectores productivos hasta la reactivación general de la economía.

En ese sentido, cientos de trabajadores retomaron sus empleos, generando así una incertidumbre jurídica para quienes resulten contagiados del COVID-19 en cuanto a la calificación del origen de la enfermedad, es decir, si es de origen común o de origen laboral, excluyendo a los trabajadores del sector de la salud, puesto que, el Decreto 676 de 2020, estableció el COVID-19 como una enfermedad de origen laboral de manera directa.

Para clarificar este problema jurídico, es preciso traer a colación el artículo 4 de la LEY 1562 DE 2012, el cual establece cuando una enfermedad es de origen laboral:

“Es enfermedad laboral la contraída como resultado de la exposición a factores de riesgo inherentes a la actividad laboral o del medio en el que el trabajador se ha visto obligado a trabajar. El Gobierno Nacional, determinará, en forma periódica, las enfermedades que se consideran como laborales y en los casos en que una enfermedad no figure en la tabla de enfermedades laborales, pero se demuestre la relación de causalidad con los factores de riesgo ocupacional será reconocida como enfermedad laboral, conforme lo establecido en las normas legales vigentes.” (Resalto nuestro)

Conforme a lo anterior, el artículo establece 2 formas para que el COVID-19, sea de origen laboral: La primera cuando el Gobierno lo determine (Decreto 1477 de 2014) y; La segunda, cuando se demuestre la relación de causalidad con los factores de riesgo ocupacional, es decir, en el sitio de trabajo en el cual estuvo expuesto el trabajador, de acuerdo con las condiciones de tiempo, modo y lugar, teniendo en cuenta criterios de medición, concentración o intensidad, ante la ausencia de estas mediciones, el empleador deberá realizar la reconstrucción de la exposición al trabajador.

Por otra parte, el COVID-19, sería una enfermedad de origen común cuando su contagio obedece a una situación totalmente ajena a las actividades laborales, es decir, el trabajador fue contagiado por un familiar con el que convivía o cuando tuvo que salir de su vivienda a comprar alimentos.

En ese contexto, no es posible determinar las circunstancias de tiempo, modo y lugar en las que un trabajador puede ser contagiado con COVID-19, puesto que, puede adquirir la enfermedad mientras desarrolla actividades laborales como el contacto con clientes o por un compañero de trabajo o por actividades no laborales, como el desplazamiento en el transporte público o comprando víveres o algún producto de primera necesidad.

Así las cosas, lo que se debe tener en cuenta son los factores de riesgo a los que está expuesto el trabajador en 2 eventos: I) Realizando trabajo en casa o teletrabajo, y; II) Prestando personalmente su servicio con los protocolos de bioseguridad.

Como es evidente, el riesgo de contagio aumenta ostensiblemente en el segundo evento, y en ese sentido, el trabajador al ser obligado a retomar sus actividades presenciales se le está imponiendo una carga adicional, la cual no debe soportar. Por lo tanto, la cobertura de esta contingencia debe ser asumida por las ARL y no por las EPS.

En conclusión, el COVID-19 debe ser calificado como una enfermedad de origen laboral para los trabajadores que han retornado a sus actividades presenciales, puesto que, aunque no es posible determinar el origen de su contagio, sí están soportando un riesgo de contagio mucho mayor al que previamente estaban expuestos con el trabajo en casa o teletrabajo.

Este problema jurídico fue expuesto en el artículo DIFERENCIAS DE LA CALIFICACIÓN DEL COVID-19 COMO ENFERMEDAD DE LABORAL O COMÚN

Últimas entradas

Suscríbete

Sea el primero en recibir la últimas novedades jurídicas y haz parte de nuestra comunidad.

[mc4wp_form id=”1266″]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.